Maite Pozo Querol es la persona responsable de la coordinación de la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores en España dentro del organismo nacional que lo lidera, el Imserso, la casa que nos acoge. Allí tuvimos este encuentro y esta conversación. Esperamos que sea de vuestro agrado. Si es así, os agradecemos que la compartáis con vuestro entorno. ¿Sí?

Es una iniciativa promovida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el objetivo de abordar el envejecimiento demográfico desde el ámbito local. En 2010 la OMS crea la Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores y propone una metodología basada en la participación de las personas mayores para contribuir a la creación de entornos y servicios que promuevan y faciliten un envejecimiento activo y saludable. El Imserso es el organismo colaborador de la OMS para impulsar este proyecto en España.

Exposición MicroEdadista + Taller sobre Edadismo a Domicilio

¿Cómo es una ciudad amigable con las personas mayores?

Una ciudad amigable con las personas mayores es aquella en la que las políticas, los servicios y las estructuras relacionadas con el entorno físico y social de la ciudad se diseñan y reorganizan para apoyar y permitir a las personas mayores vivir dignamente, disfrutar de una buena salud y calidad de vida, y continuar participando en la sociedad de manera plena y activa.

Son muchos los ámbitos en los que intervenir, por eso el proyecto propuesto por la OMS aborda de manera integral los aspectos que afectan al día a día de las personas en una localidad concreta.

Y lo hace con una metodología que promueve la participación de las personas mayores, teniendo en cuenta sus necesidades, percepciones, opiniones y propuestas en el proceso de análisis y mejora del municipio. Se tiene en cuenta la perspectiva de las personas mayores en diferentes ámbitos (espacios al aire libre, vivienda, participación social, transporte, acceso a servicios públicos comunitarios, medios de información y comunicación, respeto e inclusión, etc…) que responden a las ocho áreas de trabajo del proyecto, incorporando así la perspectiva del envejecimiento en la planificación municipal.

Los diagnósticos presentados por los ayuntamientos que van avanzando en el proyecto muestran con frecuencia necesidades y demandas de la población mayor en torno a su participación en la sociedad, a las situaciones de soledad no deseada en las personas mayores, a dificultades en la accesibilidad tanto de movilidad como de acceso a la información y la comunicación, a la importancia de fomentar las relaciones entre generaciones y de poner en valor la experiencia vital acumulada por las personas mayores, a fomentar el respeto hacia ellas, a modificar estereotipos asociados a la vejez y la imagen que a menudo trasladan los medios de comunicación o evitar situaciones de discriminación por razón de edad (edadismo).

“Me preocupa el poco interés por la vejez, porque esto es la señal de una sociedad que no se reconoce a sí misma”

Hablamos de ciudades pero ¿y el medio rural?

Efectivamente, me gustaría destacar que este proyecto se dirige a las ciudades, al entorno urbano, pero también al medio rural. En España cerca del 19% de la población tiene 65 años o más, pero este porcentaje es considerablemente mayor en el ámbito rural, donde la población mayor de 65 años ronda el 28,5% en municipios de menos de 2.000 habitantes.

Existe un problema de despoblamiento y de envejecimiento de nuestro medio rural, y la mejora de la calidad de vida de las personas mayores, que en muchos casos desean seguir viviendo en sus casas y pueblos, podría contribuir a fijar población en un territorio. La incorporación posterior del término “comunidades” refleja el interés de la OMS por incorporar al movimiento de amigabilidad con las personas mayores a municipios más pequeños y rurales. Además, una localidad amigable con las personas mayores es una localidad amigable con todas las edades y beneficia al conjunto de la población.

¿Qué municipios están liderando el movimiento?

Los ayuntamientos son las administraciones públicas más cercanas a las personas y a su lugar de residencia, lo que les sitúa en una posición idónea para llevar a cabo este proyecto. La Red mundial promovida por la OMS ha ido creciendo desde 2010 cuando comenzó a conectar ciudades, comunidades y organizaciones de todo el mundo, y va camino de las 800 en 38 países. La Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores en España en 2011 la formaban 8 ayuntamientos y actualmente la integran 167 municipios con expectativas de continuar creciendo, somos el segundo país después de Estados Unidos con más municipios en la Red mundial.

Otawa en Canadá, Dublín en Irlanda, Loncoche en Chile o La Plata en Argentina son algunas de las ciudades de referencia. En nuestro país, San Sebastián fue la primera ciudad en adherirse a la Red, le siguieron ciudades como Bilbao, Barcelona, Vitoria, Zaragoza o Manresa que también llevan años desarrollando el proyecto desde sus ayuntamientos y son una referencia. Posteriormente se han ido incorporando ayuntamientos como Madrid, Castellón, Pamplona, Mataró o Salamanca que están realizando un gran trabajo en sus municipios.

También han ido sumándose municipios más pequeños como Tudela en Navarra, Abadiño o Igorre en Vizcaya, La Laguna en Tenerife, doce concejos del occidente asturiano o La Palma del Condado en Huelva que están implantando el proyecto con buenas expectativas. 

Aunque me gustaría destacar el esfuerzo y la calidad del trabajo en el marco de este proyecto que están realizando muchos ayuntamientos.

Así como su compromiso con la participación e implicación de las personas mayores en su desarrollo, que junto con el enfoque transversal constituyen los pilares fundamentales de la metodología propuesta por la OMS.

Y ¿qué municipios te han sorprendido por sus pequeñas acciones que están transformando la concepción del espacio como un lugar más humano con las personas mayores?

Son muchas las iniciativas interesantes e innovadoras que van surgiendo en los planes de acción amigables con las personas mayores y a las que, poco a poco, tratamos de dar visibilidad a través de herramientas como el Blog de Ciudades Amigables.

El consumo de alcohol aumenta en las personas mayores

Los planes de acción parten de los diagnósticos y las propuestas en los que han participado las personas mayores. Actuaciones para mejorar la accesibilidad universal son una constante en las propuestas para mejorar el espacio físico, pero también iniciativas que incluyen aspectos “no tangibles” como el respeto, la no discriminación, las relaciones intergeneracionales o la participación social que contribuyen a un entorno amigable y más humano con las personas mayores.

Algunos ejemplos serían la Red de Comercios Amigables de Zaragoza que ha tenido una gran acogida en la ciudad y en poco más de tres años cuenta ya con más de 500 establecimientos adheridos, las acciones para fomentar una movilidad segura en Durango (Vizcaya), la iniciativa “Tipi-Tapa, quiero mi barrio” en Antzuola (Guipúzcoa), la mejora de los mecanismos de participación de las personas mayores en Castellón, o la campaña de sensibilización “Con respeto, mejor” del Ayuntamiento de Terrassa.

Son muchas las acciones e iniciativas que van surgiendo en el marco de este proyecto, es difícil elegir, pero quizás destacaría el programa “Mirada Activa” del Ayuntamiento de Bilbao, que surge ante la necesidad de detectar a aquellas personas mayores que viven solas y que tienen dificultades para cubrir sus necesidades básicas o que no cuentan con redes de apoyo, ni familiares ni sociales, y que se encuentran aisladas o en situación de abandono. Para esa identificación y detección necesarias, el Ayuntamiento ha movilizado con este Programa al colectivo de personas mayores pertenecientes a las 53 asociaciones de mayores del municipio, al colectivo de profesionales de otras asociaciones y a la ciudadanía en general formando una red que colabora en el proceso.

¿Los y las mayores de tu entorno conocen y entienden la propuesta de la OMS?

Depende de qué entorno. En mi entorno laboral sí que la conocen y la apoyan. El papel de las organizaciones de mayores es importante, tanto para la difusión del proyecto de la OMS, como para animar y motivar a personas mayores a participar en el proyecto en su municipio, incluso para proponerlo a su ayuntamiento. Se ha hecho un esfuerzo para implicar a sus organizaciones e informarles, por ejemplo, a través del Consejo Estatal de Personas Mayores. Obviamente, el proyecto es más conocido en los municipios que pertenecen a la Red, ya que también realizan una importante labor de difusión para dar a conocer la iniciativa y sus actuaciones.

“¡Abuelita se enamoró!”

Pero creo que, en general, existe desconocimiento todavía de esta propuesta de la OMS, por eso es importante combinar el trabajo desde los ayuntamientos, con la comunicación y la difusión de lo que se está llevando a cabo.

Por eso desde el Imserso buscamos, entre otras cosas, contribuir a esa difusión y asesoramiento, pero también a una adecuada puesta en marcha del proyecto a través del asesoramiento y la capacitación.

¿Qué pasos deben seguir los ayuntamientos para iniciar el proceso y ser uno más en la Red?

El procedimiento es sencillo. Los ayuntamientos interesados tienen que rellenar el formulario online adjuntando una carta del alcalde o alcaldesa en la que manifiestan el compromiso de la corporación municipal con el proyecto. Es recomendable aprobar en Pleno la adhesión del ayuntamiento a la Red y adjuntarla junto con la carta. Una vez recibida la aprobación de la OMS, iniciar el proyecto siguiendo las fases y metodología establecidas, empezando por el diseño del proceso de participación y la elaboración del diagnóstico, para continuar con el plan de acción, su implementación, seguimiento y evaluación.

Recomendamos consultar en la web el apartado proceso para participar donde están disponibles documentos de apoyo para facilitar las distintas fases del proyecto y leer las recomendaciones antes de iniciar el proceso de adhesión.

¿Dónde pueden encontrar más información?

El Imserso dispone de una web www.ciudadesamigables.imserso.es y diversas herramientas puestas a disposición de la Red en España para la comunicación e intercambio de información. Además de ofrecer información, asesoramiento técnico y formación a través de la organización de jornadas, encuentros y un curso de formación online. Con la colaboración del Ceapat se ofrece también asesoramiento específico en materia de accesibilidad universal, tanto física como cognitiva, a los ayuntamientos que lo solicitan.

Otro puntos de encuentro informativo:

¿En alguna ocasión has sentido la experiencia de haber sido discriminada por razón de tu edad?

Todavía no, creo… Pero he constatado esa discriminación en numerosas ocasiones, por ejemplo al observar con qué facilidad se toman decisiones en nombre de personas mayores que podrían tomar sus propias decisiones, o al leer algunos titulares o ver las imágenes que acompañan a determinadas noticias alimentando estereotipos negativos sobre la vejez, o la tendencia a generalizar como si todas las personas mayores fueran iguales, cuando se trata de un colectivo heterogéneo, con perfiles diversos que además están cambiando.

Ahora que conoces algo mejor a Maite, ¿te apetece otra entrevista? Otra Teresa a la que conviene escuchar y leer, ¡adelante!

Teresa Martínez – “La atención centrada en la persona, algo más que una moda”