Todo lo que necesitas saber sobre un Centro de día

El centro de día es, como su propio nombre indica, un espacio diurno compuesto por personal sociosanitario especializado en la atención y estimulación de personas mayores de entre 60 y 65 años con algún deterioro físico, cognitivo o discapacidad que les impide moverse, relacionarse o realizar actividades cotidianas con total normalidad.

Existen tres modelos de centros de día según su titularidad: los centros de día públicos dependientes de los gobiernos autonómicos; los centros de día concertados cuya gestión es privada, pero están sustentados con fondos públicos y los centros de día privados con soporte económico a partir de sus beneficios.

¿Qué ventajas tienen los centros de día para las personas mayores?

Ante los síntomas iniciales de enfermedades ligadas a la edad o como consecuencia del padecimiento de las mismas, las personas mayores o sus familiares se plantean la posibilidad de contar con ayuda profesional que los acompañe en esta nueva etapa. En este punto, lo común es que se valoren y analicen diferentes servicios especializados en la atención y cuidado de las personas mayores.

Sobre esta cuestión, Patricia del Barco, directora de Desarrollo de los Centros de Día STIMA, asegura que son “muchísimas” las ventajas que presentan los centros de día para las personas mayores en comparación con, por ejemplo, los servicios de ayuda a domicilio, un servicio con mucha demanda en la actualidad.

Del Barco sostiene que el servicio de Ayuda a Domicilio “está prestado por profesionales no cualificados que se limitan a realizar actividades de acompañamiento, limpieza y aseo personal de la persona atendida” donde “no hay estimulación social de grupo al estar el mayor solo en casa con su cuidador”.

“En el caso del cuidado en un centro de día, la persona recibe estimulación física por parte de un fisioterapeuta, funcional por parte de un terapeuta ocupacional, cognitiva y emocional por parte de un neuropsicólogo y social por parte del grupo con el que se relaciona. Además, recibe atención médica y de enfermería”, comenta la directora de Desarrollo de los centros STIMA Mayores.

 ¿Qué actividades se realizan en un centro de día?

Los objetivos principales de los profesionales de los centros de día son: promover el envejecimiento activo, potenciar las relaciones sociales, trabajar la autoestima, favorecer la autonomía del mayor, desarrollar actividades de carácter rehabilitador y preventivo ante enfermedades cognitivas o neurológicas propias de la edad, como el Alzheimer, el ictus, el Parkinson o la depresión.

Las actividades que realicen las personas mayores de manera individual o colectiva, así como su recurrencia, estarán estipuladas por el equipo directivo y médico del centro según sus necesidades y objetivos a alcanzar. Los usuarios realizarán actividades para fortalecer la memoria, la autonomía y las relaciones personales; desarrollarán ejercicios con material específico para trabajar el movimiento, el equilibrio y la fuerza. Asimismo, y según la especialización del centro y de su cobertura, los asistentes tendrán acceso a, por ejemplo, talleres de pintura, de lectura o con animales.

Dichas actividades están organizadas y supervisadas por profesionales sociosanitarios especializados en diferentes áreas: fisioterapia, geriatría, enfermería o psicología con el objetivo de ofrecer un servicio de calidad que vele por las necesidades de los mayores.

¿Cómo se tramita el acceso a un centro de día y qué coste tiene?

El trámite de solicitud para el acceso no suele ser complejo; la persona mayor o los familiares solicitantes tendrán que cumplimentar un documento con los datos personales, aportar los expedientes médicos y la documentación que pueda precisar el centro: empadronamiento, justificante de situación económica o certificado del grado y nivel de dependencia.

Con respecto al coste de un centro de día privado o concertado, es conveniente indicar que este variará de un usuario a otro según sus necesidades concretas, su situación económica, y del grado y nivel de Dependencia que le haya sido asignado por su comunidad autónoma. Sobre este último punto debe de tenerse en cuenta que, en función del grado y nivel de dependencia conseguido, la persona mayor podrá disfrutar de una determinada prestación económica vinculada al servicio.

Cuando la solicitud de acceso ha sido aceptada y tras una primera valoración, los profesionales del centro de día determinan los objetivos que van a trabajar con la persona mayor, los talleres a los que va a asistir, las actividades que va a realizar y los grupos de trabajo en los que va a estar presentes.