La historia de Sophie Fontanel es la de muchas mujeres que tras años deliberándolo se deshacen de la tiranía del tinte. A sus 53 años, una noche de verano dice “¡Basta!” y ahora nos lo cuenta en su libro, aún no traducido al español, “Une apparition”. Con canas y rebeldía. Promete.

A modo de diario o de “nacimiento” como a ella le gusta llamarlo nos narra ese proceso de 18 meses para lucir tan hermosa cabellera y asumir el inevitable paso del tiempo y sus consecuencias.

“Me han dicho que este nuevo color me rejuvenece porque me da una tez más hermosa, que tengo las facciones menos cansadas”

En ese proceso descubre lo que tantas veces hemos transmitido, la edad también embellece a las mujeres y que los hombres no tienen tanta aversión al pelo blanco en sus parejas como se suponía. Trabajando de editora y después de directora de revistas de moda, había asumido la idea preconcebida y errada de que el pelo blanco es sinónimo de estar próxima a la muerte, que el gris era aburrido y difícil de mantener en su pelo, que envejecería prematuramente y que ésto sería analizado como un signo de renuncia o más crudamente, de abandono.

Superadas estas ideas estúpidas, se presenta abierta a un esplendor sin precedentes, de extraordinario poder porque esta novela es una celebración a la libertad y a una nueva seducción más veraz. Desde su cuenta de INSTAGRAM coquetea con el mundo de las sensaciones y presume de ser una mujer sexy con mucha vida por delante.

Algunas artistas mucho más jóvenes que Sophie como Lady Gaga, Hilary Duff, Rihanna, Kelly Osbourne, Pink o Ellie Goulding han reivindicado esta forma de envejecer (luciendo sus canas) siendo mujer desde un activismo con contados precedentes. ¿Os animáis?

Estamos deseando que se traduzca al español y devorarlo en una tarde de este otoño que se avecina porque promete ser muy descarado y divertido.