¿Qúe es Fundación Bizitzen – Bizitzen Fundazioa?

Fundación Bizitzen es una entidad sin ánimo de lucro que se creó en el año 2001 en Durango (Bizkaia) y que persigue dos grandes metas. La 1ª mejorar la calidad de vida y reconocimiento social de las personas mayores y su entorno familiar. La 2ª meta es incorporar a mujeres en situación o riesgo de exclusión social en itinerarios sociolaborales en el ámbito de los cuidados o sociosanitario.

Para ello desarrollamos diferentes proyectos y servicios como Servicios de Ayuda a Domicilio municipales, gestión de diversos servicios en residencias y centros de día, programas para personas familiares cuidadoras, campañas contra el edadismo (sexista) y talleres de empoderamiento y sobre todo tenemos un servicio telefónico de atención y orientación para familiares cuidadores financiado por el Gobierno Vasco; JAKITEN 900 100 356

Además, llevamos la asistencia técnica de los procesos de participación de las Ciudades Amigables con las Personas Mayores en diferentes municipios de Euskadi.

¡Ah, por cierto! Bizitzen significa “viviendo” en euskera.

¿Quién compone la Fundación Bizitzen?

La fundación la componemos 41 personas con diferentes perfiles profesionales y ocupacionales. Todas las personas compartimos nuestra ilusión por mejorar las condiciones de vida de las personas y trabajamos desde un Nuevo estilo de relaciones basado en las personas. Esto significa que ponemos en el centro a las personas que componemos Bizitzen para poner en el centro también a las personas usuarias de nuestro servicios. Trabajamos desde la confianza, la libertad-responsabilidad, la comunicación y la eficiencia ética. Esto hace que las personas que componemos Bizitzen, nos organizamos en equipos autogestinados en los que no hay jefes, en los que trabajamos desde el compromiso y en el que los objetivos los establecemos entre todas las personas.

En Bizitzen no se despide a nadie por razones económicas porque entendemos que las personas no somos “recursos” sino personas y las personas somos lo más importante de Bizitzen. Hemos pasado años duros, de crisis que afectaban a proyectos y servicios y todas hemos permanecido unidas y remando con esfuerzo para salir adelante sin dejar a nadie en el camino. Podemos decir con orgullo que las personas cuando se cuenta con ellas, responden y participan. 

¿En que nuevos proyectos y/o servicios estáis trabajando?

Para Bizitzen es fundamental ir mejorando e innovando en todo lo que hacemos. Comenzamos innovando en nuestra cultura organizacional y esto nos ha permitido poder llevar a cabo un estilo de innovación continua que como simil podríamos decir que se trata de sembrar constantemente para cosechar.

Hace años que Bizitzen ha sido pionera en la puesta en marcha de diferentes proyectos, desde el antes mencionado servcicio telefónico de ayuda y asesoramiento a personas cuidadoras JAKITEN 900 100 356, hasta la puesta en marcha en colaboración con la Diputación Foral de Bizkaia de  la escuela de personas familiares cuidadoras (Zaintza Eskola), que consiste en formar en cuidados, ofrecer un lugar de encuentro y participación y respiro y a su vez certificar profesionalmente los conocimientos adquiridos y con un servicio gratuito de transporte y cuidado de la persona familiar en situación de dependencia contiguo al aula donde se imparte la formación. Creemos que es una iniciativa potentísima y de la que se hablará mucho. Una iniciativa que está teniendo un éxito inesperado.

Los Grupos Híbridos de Aprendizaje y Práctica de mujeres mayores contra el edadismo sexista también ha sido una iniciativa que ha logrado unos excelentes resultados y que ha creado una red de grupos, que una vez empoderados y conscientes de lo que es el edadismo y su vertiente sexista ponen en marcha diferentes acciones e iniciativas para combatir esta discriminación tan oculta y naturalizada en nuestra sociedad. Uno de los frutos de estas iniciativas fue la Joranada contra el edadismo sexista organizada en Leioa y en el que intervinieron personas referentes en este ámbito como Anna Freixas, Irati Mogollón o Fran Olavarría de la revista QMAYOR.

Las viejas de Leioa denuncian el Edadismo Sexista

¿Qué recuerdos o enseñanzas perduran de aquella jornada? 

Pues nos quedamos con la participación de todas las mujeres mayores que acudieron a la jornada que duró todo el día, nos quedamos con el manifiesto que leyeron y nos quedamos con la ilusión que se generó para trabajar por unos entornos sin discriminación.

¿Es el movimiento por las pensiones dignas una reclamación puramente masculina?

Creemos que el movimiento por las pensiones dignas es un movimiento diverso y plural pero quizás si puede ser un movimiento en el que las reivindicaciones de las mujeres que no han cotizado por haberse dedicado a tareas de cuidados en sus hogares y con su familia quedan un poco diluidas. Ellas son las grandes afectadas por este modelo de pensiones… no se les reconoce socialmente pues los cuidados a pesar de ser fundamentales para el sostenimiento del sistema, todavía no cuentan con un reconocimiento suficiente y ellas han sido las que nos han cuidado y sostenido para que esta sociedad esté donde está y tengamos los niveles de calidad de vida que tenemos. No es justo desde un punto de vista social que estas mujeres no tengan derecho a una pensión.

El movimiento por las pensiones es un ejercicio de empoderamiento colectivo extraordinario y por ello es importante (bajo nuestro punto de vista) dar voz, dentro de ese movimiento a las personas mas vulnerables del mismo.

¿Qué papel tienen las personas usuarias en el diseño y participación de actividades?

Como te comentaba antes, para las personas que componemos Bizitzen lo mas importante son las personas, es por ello que siempre preguntamos, pedimos opinión y colaboración a las personas que vayan a poder ser destinatarias de los posibles servicios para conocer sus intereses, demandas y necesidades. Diseñamos los servicios con las personas. Además siempre realizamos seguimientos de evaluación donde las personas usuarias nos van indicando cómo vamos y que podríamos hacer para mejorar.

El imperceptible efecto del envejecimiento a través de las fotos por Anthony Cerniello