En el marco del proyecto FONDECYT 11140020 se realizó un estudio en el extremo norte de Chile con la participación de 770 personas mayores, de ellas el 30% se declara indígena (aymara).

Los resultados de este estudio muestran que la población chilena envejece con éxito cuando disponen de redes sociales de apoyo familiares (destacando la figura de los hijos/as, familiares como nueras/sobrinos y amigas), pero también sobresale la figura de los vecinos y del barrio con una red de apoyo en el día a día de las personas mayores. Otro factor que influye positivamente es la participación en asociaciones sociales (centros de mayores, agrupaciones religiosas, deportivas y culturales). Dentro de los aspectos personales, se observa que quienes declaran prácticas espirituales -por sobre las religiosas- afrontan positivamente los diversos procesos del envejecimiento.

En el caso específico de los indígenas aymaras envejecen con más éxito que los no indígenas, ello puede explicarse porque mantienen un estilo de vida más saludable y activo. Es decir, se trata de personas mayores que aún hacen actividades físicas regulares (como pastoreo, cría de animales, labores agrícolas y comerciales de sus productos) y tienen una dieta más sana (comidas como la quinoa y las carnes de camélidos como llamas o alpacas). Lo que demuestra la importancia de mantener costumbres -en este caso indígenas aymaras- en edades avanzadas.

Haciendo una distinción por género, aunque las mujeres participan más en organizaciones sociales y disponen de más redes de apoyo social, muestran más indicadores de riesgo psicosocial en la vejez. Específicamente, las mujeres tienen más enfermedades crónicas, más problemas de dependencia en las actividades de la vida diaria y además indicadores más negativos en la valoración de la calidad de vida. Lo que pone de manifiesto la necesidad de abordar políticas sociales que incluyan la perspectiva de género y discriminación positiva hacia los grupos más vulnerables.

Lorena Gallardo-Peralta: Profesora en la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Tarapacá (Arica, Chile) desde el año 2006, actualmente investigadora visitante del grupo de investigación sobre envejecimiento (GIE) en el CSIC. Ha desarrollado diversos proyectos de investigación en el ámbito del envejecimiento con éxito, la etnicidad y redes sociales en personas mayores chilenas y dispone de diversas publicaciones en temáticas de gerontología social.