El verano en el hemisferio norte comienza con el solsticio de verano el próximo 21 de junio pero antes de que ésto llegue, nosotros ya nos preparamos para la estación favorita de este redactor que os escribe.

Como nos advierten las autoridades sanitarias, las personas mayores de 65 años son más propensas a sufrir un golpe de calor o agotamiento por calor. Así que debemos estar alerta y señalar que los signos de golpe de calor incluyen alta temperatura corporal, mareos y náuseas, mientras que el agotamiento por calor incluye sudoración abundante, palidez, fatiga y respiración rápida y superficial. Reconocerlos es prevenir.

Aquí van algunos consejos que podrían aplicarse a cualquier edad:

1. Beba muchos líquidos

Los ancianos -y cualquier persona que pase tiempo bajo temperaturas extremas- deben evitar la cafeína, el alcohol y las bebidas ricas en proteínas, como los batidos, ya que pueden perder más agua corporal bebiéndolos. La cafeína también aumenta las visitas al baño y tiene mucho sodio. Una buena forma de hidratarse es sucumbirnos a las delicias frutales.

2. Elige tu ropa con cuidado

La ropa debe ser de color claro y ligero. Las ropas más oscuras atraen más calor. Recomendamos también el uso de sombreros de paja. Ligeros y que favorecen la transpiración. Ah, y unas gafas de óptica polarizadas. No te la juegues con las gafas de baratillo.

3. Manténgase fuera del sol

Evitar las horas de máxima radiación solar, de 12 del medio día a 3 de la tarde, y permanecer en áreas sombreadas para realizar sus actividades preferidas (leer, jugar a las cartas, “wasapear” o ligar con el socorrista)

4. Al sol, limite su tiempo

Si le fascina “torrarse” o le diagnosticaron tanorexia, haga caso a los dermatólogos y bañase en crema protectora. Nada de aceites.

5. Mantenga un ojo atento a su compañero y avise cuando sienta que le pudo dar una insolación.

¡FELIZ VERANO!

No Hay Más Artículos