¿Qué se puede hacer?

Promover campañas de sensibilización sobre lo valioso de las personas mayores.
– Partiendo de la base de que las personas son valiosas independientemente de su edad y de su estado. La experiencia y sabiduría alcanzada por la edad es un punto positivo y debe ser tenido en cuenta.

– Promover la participación en actividades sociales, de ocio, culturales.

Promover la participación de las personas mayores en la sociedad.
– Desde las distintas comunidades, ayuntamientos o diputaciones, poner en marcha programas que promuevan actividades destinadas a las personas mayores, para que puedan compartir sus experiencias. Un anciano que no comparte sus experiencias es porque nadie le pregunta sobre su vida, lo cual les lleva a la depresión y morir antes de tiempo porque se sienten inútiles.

Se elimine lenguaje estigmatizante.
– Evitando expresiones como por ejemplo “Clase pasiva”, “Asistido”, “Enfermo de”. Sus aportaciones, en muchos casos permiten el sostén de la sociedad actual.

Fomentar las relaciones sociales.
– Evitando el aislamiento social, que es uno de los principales problemas de la población mayor independientemente de que vivan en su propio domicilio o en un ambiente mas institucionalizado como puede ser una residencia de mayores o viviendas tutelares.

Promover servicios específicos destinados al Maltrato al mayor.
– Servicios similares al 016 o a la ley de Violencia de genero que asegure y proteja a la población mayor víctima de maltrato físico, psicológico o económido. Evitando de esta manera el aprovecharse de las personas mayores.

Promover un cuidado adecuado.
– Formación específica en el buen trato al mayor, cuidados centrados en la persona, en su historia de vida en sus aspectos como alimentación, vestido, higiene u otros aspectos personales. elecciones propias e individuales y con su participación.

Promover un buen diseño ambiental.
– Logrando entornos saludables, accesibles, cómodos, seguros y significativos; manifestado de diferentes formas como instalaciones eléctricas seguras, mobiliario adecuado, habitaciones con la temperatura adecuada, casa acogedora y limpia, iluminación suficiente, eliminación de barreras arquitectónicas.

Cuidar al cuidador.
– Poniendo en marcha campañas de sensibilización hacia las personas que, (ya sea dentro o fuera del ámbito familiar o de manera profesional, familiar o voluntaria), cuidan de estas personas, aportándoles servicios de apoyo psicológico para aliviar la sensación de sobrecarga que aparece fruto del estrés de los cuidados.

Promover el buen trato en los medios de comunicación.
– Evitando la estigmatización de los mayores, las imágenes que generan y potencian los tópicos y los estereotipos, que dejen de ser noticia cosas tan sencillas como los mayores que hacen cosas completamente normales como bailar, hacer turismo, casarse o acabar una carrera universitaria como si fuera un logro cuasi imposible de conseguir.

Potenciar los servicios de atención psicológica para las personas mayores.
– Para que puedan trabajar sus emociones, sus sentimientos, sus anhelos, sus deseos, proyectar su futuro, facilitar su toma de decisiones, su desarrollo personal y afectivo, en definitiva, para seguir siendo lo que cada uno de nosotros somos desde el mismo momento de nacer y hasta el último día de nuestra vida, el de nuestra muerte. El derecho a ser considerado y tratado como una persona en todas y cada una de sus facetas.

Consejo General de la Psicología. Grupo de Trabajo de Psicología del Envejecimiento

 

No Hay Más Artículos