Una de tus batallas conocidas es contra la infantilización de la vejez. Todavía muchas personas están convencidas de que existen conexiones evidentes y parecidos razonables. ¿Qué te parece? ¿Están equivocadas? ¿Cómo podemos dignificar la edad si nosotros mismos, los profesionales del sector, la evitamos con cremas antiarrugas o la ocultamos con tintes que oscurecen nuestro pelo?

Odio cuando escucho a un profesional decir: ¡Son como niños!

Lo peor no es que lo digan. Lo peor es que esa frase tiene detrás una actitud de rechazo a la vejez en función de la cual se diseñan las actividades (a veces puzzles de niños de pre-escolar), se escogen las canciones, o los dibujos que hay que pintar (Mickey Mouse y compañia).

Los estereotipos negativos basados en la edad o edadismo todavía existen, a veces de manera manifiesta, otras veces, de manera sutil. Estos estereotipos tienden a etiquetar a las personas mayores como deprimidas, incapaces o como si fuesen niños. Los estereotipos olvidan las muchas diferencias que las personas mayores tienen entre sí.

Los estereotipos negativos basados en la edad abren la puerta al edadismo, a la estigmatización y a la exclusión social.

El edadismo es una forma de prejuicio a menudo mostrado de manera implícita que se manifiesta, por ejemplo, en el modo en el que los profesionales se comunican con las personas mayores en los centros, y que es una manera diferente a como se comunican, por ejemplo, con otros profesionales: una entonación exagerada, con un volumen más alto, con frases cortas y sencillas.

Ahora te pedimos que hagas de adivina o de psicoanalista —lo que prefieras—. ¿Por qué crees que los profesionales que trabajan en residencias para mayores dicen que nunca llevarían a sus padres a las mismas?

Yo he hecho esta pregunta muchas veces cuando doy cursos a profesionales de los centros. Algunos me dicen que ellos mismos nunca vendrían a la residencia esa en concreto, en la que están trabajando; pero muchos otros (sobre todo en residencias más pequeñas y ubicadas en algunos pueblos) me dicen que sí, que allí la gente sigue integrada en el pueblo, con su gente, y a la vez bien atendida por profesionales expertos.

Ahora bien: siguen faltando profesionales y en algunas CCAA, hasta condiciones para favorecer que la vida en los centros sea lo más parecida posible a la vida en casa.

Imaginémonos ya muy mayorcitos y tu hijo o su pareja deciden llevarte a una residencia, ¿cuál sería tu primera reacción?

Primero, espero que mis hijos hayan aprendido en casa a dar valor a las personas, a respetar a todo el mundo y a dejar que cada persona decida su camino. En segundo lugar, me gustaría elegir a mi misma dónde quiero vivir y con quién. Hasta el final.

En tercer lugar, espero que si yo ya no puedo decidir y mis hijos han de hacerlo por mi, piensen siempre: ¿y qué habría diría/haría ella si pudiera decirlo/hacerlo sola?

¿Qué tabúes en torno a la vejez aún quedan por derribar? Aunque como decimos siempre: «Si el sexo ya no es tabú por qué debería ser la edad un motivo vergonzante»

Uy! Tantos!!! Ni la vejez es todo dependencia ni todos vamos a envejecer con un envejecimiento superexitoso. Las cremas o tratamientos anti-edad mueven mucho dinero de la industria cosmética y mientras siga considerándose más valioso lo nuevo, lo último, lo innovador en esta sociedad cambiante, y mientras esa idea de innovación vaya ligada a la juventud…difícil camino tendremos por delante.

Y para acabar: ¿Qué es lo que te ha enamorado de Qmayor? Y ¿por qué? ¡Confiésanoslo!

Pues me gustó que QMayor no tiene pelos en la lengua. Que dice las cosas como son. Que muestra la realidad variada y heterogénea de la vejez. Que muestra el gran capital humano que son las personas mayores en este país. Que muestra ejemplos valiosos de buen envejecer. Y que pretende abofetear a la sociedad haciéndola reflexionar con sus artículos. Me gusta que no deja impasible a quien lee QMayor.

Mis felicitaciones desde la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología y mis mejores deseos.

Dra. Sacramento Pinazo-Hernandis
Vicepresidenta de Gerontología de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.
Presidenta de la Sociedad Valenciana de Geriatria y Gerontología.
Cap d’Iniciatives del Vicerrectorat de Participació i Projecció Territorial.
Profesora Titular de Psicología Social. Dpto. Psicología Social.
Universidad de Valencia.

Imagen: Tomada en el claustro de la Universidad de Valencia en su sede construida en 1499: el Edificio La Nau, hoy Centro Cultural.

No Hay Más Artículos