A propósito de vidas largas, nos alegra descubrir que el propósito de Justo Gallego se conoce y se valora fuera de nuestras fronteras. Desde 1963, un buen hombre ha dedicado sus días y noches a la construcción de una catedral en las afueras de Madrid. Casi en su totalidad levantada por él mismo. Supuestamente loco al principio y ahora admirado por la gente de GREAT BIG STORY. Paradojas de la vida.

A pesar de la falta de conocimientos en construcción o arquitectura, anciano ya, sigue subiéndose al andamio con el mismo objetivo, acabar su sueño. Impulsado únicamente por su fe, admite que el proyecto nunca en lo verá terminado. Lo que si tiene claro, es que sus restos descansarán en la cripta. Por fin.

Para este redactor que os escribe, es una visita obligada cuando me toca hacer de anfitrión o guía turístico en la comunidad donde nació y vive; y un verdadero placer volver a conversar con el señor Justo de utopías, “llamadas” y valores eternos.

cathedral-1

No Hay Más Artículos