82 años. Casado, con dos hijas y dos nietas, jubilado y voluntario en un hospital de Atlanta. Así es David Deutchman, conocido ya (gracias a las redes sociales) por ser el abuelo que abraza bebés prematuros en las UCI, las unidades de cuidados intensivos. Un nombre que él de buen agrado se otorgó la primera vez que le preguntaron por su dedicación.

Una foto publicada la semana pasada en la página de Facebook de los niños muestra a Deutchman sosteniendo a Logan, un bebé dormido, que nació a las 25 semanas. En cuestión de horas, la noticia había sido compartida más de 160.000 veces.

Después de retirarse de su trabajo como ejecutivo de marketing internacional en 2000, Deutchman se convirtió en un conferenciante invitado en las universidades de Atlanta hasta que cayó enfermo y visitó el hospital. Cuando terminó las sesiones de rehabilitación por una lesión en la pierna, Deutchman se detuvo en el el Hospital de Children’s Healthcare de Atlanta.

Ahora, dos veces a la semana, Deutchman pasa el día en las UCI pediátricas y neonatales, con la única misión de sostener a los bebés (prematuros en su mayoría) y ayudando también, a sus padres.

“Definitivamente ayuda a sentir esa comodidad, esa calidez”, dijo Elizabeth Mitiga (responsable del centro) en comentarios grabados a CNN por el hospital. “Les ayuda, creo, a crecer más rápido y ganar más peso.”

Algunos de sus amigos de su edad no entienden su voluntariado, a lo que él responde: “Abrazo bebés. A veces se hacen se hacen pis o hasta me vomitan, pero es una experiencia fenomenal”.

No Hay Más Artículos